“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



domingo, 18 de julio de 2010

La Testigo, Capitulo 18: Escape







La Testigo


Capitulo 18:


Escape




Hola nenas, perdón por la tardanza u.u esta semana se me juntaron muchas cosas y todo a sido de perros. Bueno como mi Twins les conto me fui de “vacaciones” pero cuando llegue a mi destino me entere que un familiar había fallecido u.u así que se me fueron al caño mis vacaciones, era una tía de mi mama. Como siempre hay que verle el lado positivo a las cosas pude escribir, termine el cap. de corazón de hierro que quedo de 23 páginas nuevamente lalalalalalala y el de la testigo que es el que les estoy publicando ahora, pero (siempre hay un pero) no alcance a escribir Nuestro Amor así que se los quedo debiendo para la próxima semana ¿bueno?


Ojala entiendan, en todo caso no se preocupen por mi estoy bien, la muerte de mi tía me afecto pero como era un poco lejana igual no la sentí de la misma manera, no me den las condolencias jajajaja porque de verdad no son para mi, no alcance a escribir mas porque tuve que andar de arriba para abajo en el funeral, las misas, el velorio y cuanta cosa más.


Las amo y espero que les guste el cap, viene con una pequeña sorpresa.



Con Amor…



Tiwii Cullen



- ¡Maldita Sea!- grito muy fuerte Edward, tenía sus puños apretados y su cuerpo temblaba por la furia que sentía

- ¡ya basta Edward! no solucionaras nada poniéndote así, ayúdame a atar a estos imbéciles.

- Está bien- logro articular con su mandíbula apretada.



Ahí estaba yo, aun en Shock. Estaba en el medio de un bosque junto con cuatro personas, mi amiga, mi novio y dos sujetos que intentaron matarnos. ¡Demonios!, ahora sí que estaba en problemas sabia que esto iba a traer enormes consecuencias.



- Bella- me llamo Rose pero mi mente aun no conectaba bien- ¡bella!- grito casi enfrente de mi cara, di un respingo y la mire todavía con la expresión perdida- dios mío cariño estas en Shock- solo pude asentir.



Mire nuevamente hacia donde estaban esos hombres, Edward ya los tenia noqueados y amarrados, Rosalie saco su móvil y comenzó a llamar a los demás, en solo unos minutos todos llegaron al lugar, la policía también venia en camino.



- ¡Bella cariño!- grito Esme y corrió hacia donde estaba yo, Carlisle comprobó que Edward y Rosalie también estuvieran bien, sentí unos cálidos brazos rodearme solo por el aroma que expendían supe que se trataban de los de Alice.

- ¡Bella!- me llamo ella y la mire pero aun estaba muy asustada para hablar- dios algo le pasa- dijo Alice y muchos pares de ojos asustados se dirigieron hacia mí.

- ¡Bella!- me llamo Edward llegando de inmediato a mi lado- amor ¿háblame si?

- Edward- susurre con la voz quebrada

- ¡Oh! Cariño no te preocupes que nada te pasara- intento calmarme pero no había nada que me tranquilizara en este momento, me abrazo y cuando sentí su calor parece que una avalancha de memorias vino a mi mente incluyendo lo que paso recién, mis lagrimas no se hicieron esperar- ¡Bella escúchame!- me pido- no te preocupes porque nada te pasara ¿me escuchas?- asentí- no dejare que nadie te haga daño, jamás.

- Edward, tengo miedo- susurre.

- Lo sé pero no te preocupes prometo que muy pronto todo terminara.


La policía estuvo allí en unos minutos, me sentía aun mareada y con mi cuerpo completamente helado. Edward estaba a mi lado constantemente sujetaba mis manos y me acariciaba para tranquilizarme. Hubo solo una cosa que me perturbo hasta la locura, cuando la policía tomo detenidos a los hombres uno de ellos, el que nos amenazo me miro fijamente y una diabólica sonrisa apareció en su rostro, sus labios me mandaron un beso que me hizo sentir asco.


- ¡Llévenselos!- grito Edward fúrico, mis manos reaccionaron de inmediato abrazándolo.

- Edward- lo reprendió Carlisle- ellos están haciendo su trabajo, el solo pudo soltar el aire y pasar sus brazos por mi cintura.

- Tranquila mi amor- susurro contra mi oído, cerré mis ojos y por un minuto deje el miedo afuera, en sus brazos todo me era diferente.


El agente que vino con la policía saludo muy familiarmente a Edward, le tomo el brazo y lo llevo a un lado, inmediatamente su abrazo fue sustituido por Esme y Alice.


- Debemos irnos a casa- dijo Edward algo contrariado después de conversar con el agente.

- ¿Pasa algo más?- pregunte nerviosa

- No amor, esos hombres ya no podrán hacerte daño no te preocupes- pero era imposible.

- Vamos cariño- me dijo Esme llevándome hacia fuera de bosque.


Cuando salimos el parque estaba lleno de gente, niños jugando, familias, novios, amigos, personas ajenas a esta horrible realidad. Nadie sabía que algo terrible podría habernos pasado. Caminamos rápidamente hacia los autos, me di cuenta que Jasper y Alice no se subieron y se quedaron recogiendo las cosas del suelo. Edward manejo a toda velocidad por la ciudad en dirección hacia la casa Cullen, íbamos sumidos en un completo silencio, nadie quería decir nada, yo por mi parte iba casi fundida en el asiento entre Esme y Carlisle, la madre de Edward acariciaba mi cabello mientras que Carlisle hacia círculos con su dedo pulgar en la piel de mi mano, veía la mirada aterrada de Edward por el espejo retrovisor, aunque él me lo negara algo muy malo estaba pasando y no era capaz de decírmelo.


Llegamos a la casa y lo siguiente fue extremadamente confuso y terrible, nos paramos los cuatro en línea en frente del estacionamiento y no pudimos creer lo que estábamos viendo.


- Mi casa- susurro Esme con desolación.

- Demonios ¡malditos!- grito Edward entrando a zancadas por el porche. Mire nuevamente la propiedad y estaba completamente violada. Los vidrios de todas partes estaban rotos, comencé a caminar y cuando entre la sorpresa fue aun mayor, la casa completa estaba desbalijada, todo lo que tenían los Cullen estaba revuelto, habían sido víctimas de una usurpación de su propiedad.


Mire a Esme y me sentí la peor persona del mundo, sus lagrimas caían sin control y yo no era capaz de decirle nada, que podría ser, Esme ¿lo siento?, No. Todo lo que estaba pasando en este momento era mi culpa, todo. Las lagrimas de Esme, la furia de Edward y la incomprensión de Carlisle. Minutos después entraron Rosalie y Emmett y la reacción fue la misma. Me quede observando la escena desde una esquina, reprimí todo lo que pude las ganas de llorar y salir corriendo porque eso no ayudaría en nada y solo nos traería aun más problemas, sabía que tenía que irme de acá pero no sabía cómo ni cuándo hacerlo. Cuando Alice llego lanzo un grito que recorrió cada cuarto de la casa, ella era la más afectada de todo lloraba porque todo lo que alguna vez había tenido ahora estaba destruido, revisaron algunas cosas y llegaron a la conclusión que no había sido un robo sino una invasión a su casa ya que no faltaba nada, solo estaba revuelto y desordenado.


Camine sin ser vista por las escaleras, cuando llegue a mi habitación ahogue un grito de horror. Todo lo que estaba en esas cuatro paredes yacía destruido, cada cosa, cada objeto, cada recuerdo ahora era un gran montón de basura, no sabía cuando esto se había complicado, todo lo que paso hoy nos pillaba completamente de sorpresa, estábamos en la mañana de navidad más horrible que podría haber imaginado y no cavia duda de que este día iba a empeorar. Me arrodille en frente de todos los restos de cosas, los cajones, la ropa y todo lo que se encontraba guardado estaba regado por la habitación. Mire atónita que mis pertenencias eran las más dañadas o esparcidas, era inevitable pensar que aquellos bastardos buscaban algún detalle, algún dato con que atraparme, sabían que por mi cuenta no me entregaría pero era diferente ahora, se habían metido con mi familia y estaba segura que lo seguirían haciendo y eso no iba a permitirlo.


Recogí todo lo que pude y trate de que se viera como antes, hice un gran esfuerzo de reponerme cuando sentí los brazos de Edward envolver mi cintura. Sabía que esto era difícil y no sería yo la que lo complicara aun más.


- Bella- susurro contra mi pelo

- ¿Cómo están las cosas?

- Bien- mintió, lo sentí de inmediato por el tono de su voz

- No me mientas

- No lo hago, las cosas se complicaron un poco pero te aseguro que lo solucionare- me gire y en sus ojos encontré verdad en sus palabras, sabía que el daría todo lo que fuera para asegurarme y mantenerme con vida pero si los de Black Wolf eran más inteligentes que nosotros sabia que estaría poniendo en peligro a él y a toda su familia.

- Lo sé, tu eres mi protector- le dije disimulando una media sonrisa

- Y siempre lo hare, siempre te protegeré- acerco sus labios a los míos y me beso, tierno y cálido como siempre. Sabía que Edward estaría conmigo en todo momento por eso tenía que aprovechar el mejor momento para escapar de aquí, no permitiría que algo les pasara si de mi dependía esto sería como si ellos jamás me hubieran conocido.


Edward se quedo un momento más ayudándome a arreglar todo, cuando Alice entro en la habitación me miro y no pudo disimular la pena que sentía.


- No te preocupes Bells, arreglaremos rápidamente todo y quedara como nuevo- me dijo pero sin alegría en sus ojos.

- Si- respondí sin una pisca de alivio- lo sé, por ahora estoy recogiendo todo lo que ellos desordenaron.


Sentía la mirada de Edward clavada en mi espalda en cada momento, me resultaría muy difícil salir de aquí pero tenía que conseguirlo, debía hacer un último esfuerzo cuando ya ellos no corrieran peligro podía dejar todo pero por ahora la prioridad que tenia era salir de aquí cuanto antes, esta misma noche si era posible.


El día paso lento, la casa se lleno de agentes del FBI, del departamento de protección y de la brigada especialista. Como si no fuera suficiente a las tres de la tarde en punto arribo la encargada de mi caso, la señorita Leah Clearwater, sin duda esto no podría mejorar.


- Buenas tardes Srta. Carpenter- me saludo con mi antiguo apellido

- Swan, el apellido de Bella es Swan- le corrigió Edward- sabes que no puedes llamar a un protegido por su nombre real Leah o es que a caso ¿ya nos sabes los códigos del departamento?- le pregunto Edward con sarcasmo, el rostro de ella se torno de color rojo y podría asegurar que se avergonzó de lo que hizo.

- Claro que si Agente Cullen, no se preocupe, bueno señorita Swan- dijo mi apellido enfatizándolo- debo prever que necesitaremos una nueva ubicación para ella.

- Claro que no- respondió Edward de inmediato, apreté su mano- hable con el director y me dijo que no era necesario que Bella fuera retirada de este lugar, ella permanecerá aquí a mi lado.- su mano se fue a mi cintura y me pego contra su cuerpo, pude ver a Leah rabiando con lo que había hecho Edward, estaba segura de que en algún momento ella estuvo interesada en el, sabía que esa era la raíz de su odio. Su conversación no se extendió mucho mas, Leah se disculpo y se fue con los otros agentes a pericia la casa.

- Que tipa- susurre, Edward me miro con una dulce sonrisa.

- Siento que ella sea así, pero no te preocupes amor mío, ella nunca volverá a hostigarte.


Asentí confiada de lo que me decía, si todo me salía bien, tal vez ni siquiera volviera a ver a Leah, jamás. Edward beso mi cabello y me abrazo, trate de disfrutar al máximo de sus caricias, quería grabarme cada beso, cada caricia, me llevaría todo lo que podía recordármelo. Cuando los peritajes fueron realizados un agente se acerco a conversar con nosotros.


- Buenas tardes Agente Cullen, Señorita Swan, mi nombre es Patrick Mathew y soy encargados del caso de allanamiento de su morada, quiero que sepan que haremos lo posible por saber quien fue, sabemos claramente que los sospechosos son los de Black Wolf, esperemos atraparlos a todos cuanto antes.

- Ojala- dijo Edward seriamente.

- Bueno queda demás decirles que es mejor que no salgan de esta casa, estarán con vigilancia policial en caso de emergencia.

- Qué bueno así nos sentiremos un poco más seguros- dijo Carlisle desde la espalda del agente

- Nos retiramos, estaremos viniendo constantemente así que hasta pronto.


Todos se despidieron y los agentes abandonaron la casa, incluyendo a Leah quien salió sin ni siquiera despedirse.


- Que mal carácter- dijo Emmett negando de manera graciosa.

- No te burles- le reclamo Rose dándole un suave golpe en el hombro.

- ¡aunch! Mujer hormonal- bromeo.

- Ya basta grandulón- le dijo con una sonrisa y un nuevo golpe, lo diferente fue la mirada que se dieron, era una mezcla de sentimientos.

- Una mujer celosa- bromeo Jasper entrando en la habitación con una sonrisa, detrás venia Alice junto a Esme.

- Bueno, ya basta de molestar a los chicos. Iré a preparar la cena, ¿alguien se ofrece a ayudarme?- pregunto la madre de Edward.

- Yo te ayudo- me ofrecí, debía hacer lo posible por olvidar lo que tenía en mente, si no Edward se daría cuenta.

- Yo también te ayudare- dijo Alice dándonos una sonrisa.

- Bien entonces nosotros iremos a acomodar todo- concluyo Rosalie.


Nos dividimos en grupos y cada uno inicio su cometido, Edward me dio una sonrisa y un beso para después perderse con su hermano y nuestros amigos. Nos fuimos a la cocina y ordenamos lo que estaba en el suelo, al igual que en toda la casa estaba hecho un desorden. Esme saco los ingredientes para preparar pasta, Alice y yo picamos las verduras, sentía su vista pegada en mí, me gire y nuestras miradas se encontraron.

- ¿Qué pasa?- le pregunte con una tenue sonrisa.

- Nada, solo quería decirte que no te preocupes, todo estará bien- adorno su fino rostro con una nueva sonrisa, era dulce y muy cálida.

- Gracias Alice.

- Bueno niñas no tenemos que preocuparnos, en un tiempo más nos acordaremos de esto y nos reiremos- Esme agrego.

- No saben lo que les agradezco que sean así conmigo, todo esto es mi cual…- no alcance a terminar, el dedo de Alice voló raudo a mi boca

- No Bella- me detuvo- esto no es tu culpa.

- Hija… tu eres parte de esta familia, eres la novia de Edward por lo tanto eres una hija mas para nosotros. Si tu estas en problemas todos te ayudaremos- las palabras de Esme me emocionaron, sabía que ellos eran mi familia pero mi corazón y mi mente no podía concebir que les pasara algo y menos por mi causa, decidí asentir y no decirles nada mas, en la noche cuando nadie me viera debía partir, tenía que protegerlos sobre todo a mi amor, Edward.


Comimos en paz, no era el mejor día pero con las bromas de Emmett y Alice el ánimo se alivio un poco más, todos teníamos el sentimiento de haber sido violados, nuestra privacidad había sido irrumpida y el sentimiento no se iría pronto. La noche cayo y todos se comenzaron a retirar a sus habitaciones, mientras Alice estaba en el baño trate de guardar algunas cosas en un bolso, todo lo que podía significar o tener un valor sentimental iba en esa mochila. Mientras guardaba mi ropa un suave golpe en la puerta turbo mi tarea. Guarde rápidamente lo que estaba haciendo debajo nadie podía saber que estaba empacando mis cosas sino sabrían que esta noche me marcharía. Abrí la puerta y mis ojos se maravillaron con la belleza de mi novio, mi corazón dolió al igual que mi alma, esta noche seria la ultima que pasaríamos juntos, sentí unas pocas ganas de llorar y de abalanzarme contra sus brazos, tenía que guardad en mi memoria todos aquellos maravillosos momentos que pase con él, sus besos, sus caricias y cada sentimiento que me unía a él.


- Hola- me saludo tímidamente

- Hola- le respondí con una sonrisa, sus ojos tenían un tinte triste y se notaban confundido.

- Pasaba por aquí- comenzó nervioso- tenía ganas de verte.

- Y yo a ti- le respondí, sin poder evitarlo me abalance contra sus brazos. Su boca estaba preparada para recibirme. Sus brazos me rodearon y nos fundimos en un beso necesitado. El beso era diferente, pase mis manos por su cuello y lo pegue a mi cuanto más pude, al comienzo se sorprendió pero luego pareció comprenderme ya que nos fundimos en un abrazo que denotaba todo el amor que sentíamos por el otro.

- Necesitaba besarte- me dijo contra mi boca, su respiración era agitada, sus manos acarician mi espalda, sus dedos se pegaron a la piel de mi cintura despertando un torrente de sentimientos nuevos.

- ¿y porque tenias que esperar?- le pregunte dando pequeños besos en sus labios.

- No lo sé, quería darte un espacio. Sé que todo lo que paso es muy difícil para ti- junto su frente con la mía.

- ¡no quiero sexo en mi cuarto!- grito Alice desde la puerta del baño

- Vamos a arriba- me pidió tomando mi mano.

- Vamos- le dije, mire a Alice y ella sonrió guiñándome el ojo.

Me tomo la mano y me condujo hacia su sala de música. La habitación parecía más acogedora que cuando estuvimos en navidad. Edward me llevo hacia uno de los sillones y nos sentamos, sus brazos pasaron inmediatamente por mi cintura apegándome hacia su cuerpo.


- ¿estas bien?- me pregunto cuando habían pasado unos momentos de silencio.

- Si- le dije cerrando mis ojos y perdiéndome en su aroma

- Pareces distante, siento que todo esto te afecta mucho más de lo que demuestras

- No te preocupes, estoy bien- le mentí- no puedo negar que todo esto me saco de la tranquilidad en la que estábamos, pero confió en que todo saldrá bien.

- Así será mi amor, así será- me dijo respirando sobre mi pelo. Puse mi oído en su pecho y sentí el latido de su corazón, lo grabe en mi memoria para llevarlo siempre conmigo.

- Te amo- le dije cuando la emoción se acumulaba en mi garganta, sus dedos levantaron mi mentón dejando nuestras caras a la vista del otro.

- Y yo a ti- susurro contra mis labios, nos besamos como siempre, ansiosos de probar del otro, sus manos me pegaron a su cuerpo dándome sensaciones que jamás podría olvidar, Edward Cullen era mucho más que mi protector, en poco tiempo se había convertido en el motor que hacia andar mi vida. Sin duda el había salvado muchos aspectos de mi, el más importante es que le dio vida a mi corazón y un sentido a mi vivir, ahora por ese mismo sentido tenía que partir, sabía que el sufriría pero evitaría un dolor aun mayor. El perderme en las manos de Black Wolf sería tan malo como la muerte de su otro amor, no dejaría que un dolor así volviera a reinar en su corazón.


Acaricie sus mejillas con mis dedos perdiéndome en el sabor de sus besos, el ardor que sentía en mis labios rápidamente se comenzó a extender por todo mi cuerpo, puse mis manos en su pecho enterrando mis dedos en su piel. El ritmo que llevábamos de repente se comenzó a incrementar, Edward profundizo aun mas sus besos, la carencia que tenía se hacía mayor al saber que estos serian los últimos besos que me llevaría, el momento era propicio para guardar todos esos sentimientos en mi corazón. Nuestras respiraciones tomaron un ritmo frenético, la necesidad que teníamos del otro se expreso en los siguientes movimientos, nunca había estado en una situación así pero me sentía feliz de que fuera Edward el que incrementaba así el latido de mi corazón.


- Bella- susurro contra mis labios, un calor abrazador recorría cada parte mi cuerpo. Edward y yo nos giramos quedando uno sobre otro, fundiendo su calor con el mío- Bella- volvió a susurrar incrementando aun más el ritmo de nuestros besos, mis manos recorrieron su pecho y sus brazos, ansiaba tocar cada parte del, su cuerpo era torneado y muy bien esculpido, el sueño de cualquier mujer pero era solo yo la que tenía la oportunidad de descubrirlo.

- Edward- fui capaz de susurrar buscando aire- te amo, te amo demasiado- le dije extasiada por la intensidad de nuestras caricias.

- Y yo a ti Bella, eres mi vida- me dijo haciendo feliz a mi corazón, sus palabras me hacían volar más alto. Sabía exactamente a donde llegaríamos, sus besos, mis caricias y todo lo que sucedía me hacía presagiar el momento que yo tanto anhelaba y la vez temía. Mi cabeza y mi corazón lo querían, ansiaban descubrir cada parte del. Me estremecí con cada roce de sus manos y me sentí excitada con solo sentir sus dedos descubriendo mi piel.

- Bella yo no…- intento decirme separándose de mis labios, sentí el miedo que recorrió por sus ojos, sabía que su cuerpo quería estar conmigo pero estaba segura de que su conciencia lo estaba haciendo reaccionar- Bella no quiero que te sientas presionada- me dijo intentando disculparse, sus caricias se aminoraron y sentí de inmediato un vacio en mi corazón.

- Edward no lo hagas- le pedí intentando prolongar el momento. No quería que se apartara quería sentirlo cerca.

- ¿estás segura?- pregunto- no quiero que pienses que…- tome su rostro con mis manos y lo pegue nuevamente a mi boca no podía dejar que las inseguridades se apoderaran de este momento, no había tiempo para tener miedo o para arrepentirse esta era la única oportunidad que tendríamos, pero él no sabía esa parte.

- Si mi amor, tan segura como que te amo- lo bese nuevamente- déjame estar contigo, Edward.


Las palabras parecieron desaparecer todo el miedo que sentíamos, ya que nuestras manos comenzaron a acariciar de una forma diferente, seguras de sí mismas. Las mías tomaron su cabello y lo pegaron aun mas a mi boca profundizando el ansiado beso, las de el tomaron mi cintura y la estrecharon contra su cuerpo. Las sensaciones que producía en mi piel eran demasiado aturdidoras por primera vez en mi vida supe lo que era la excitación, sentir a Edward tocando mi cuerpo me llevaba mas allá de cualquier sensación que haya tenido. Inconscientemente comencé a moverme sobre el creando un roce que nos llevo a otra etapa de nuestro encuentro. Las ansiosas manos de Edward querían descubrir mas allá, se adentraron en mi blusa, sus cálidos dedos se fundieron contra la piel de mi espalda y me presionaron más a su cuerpo. Estábamos ahí, los dos solos y amándonos como siempre había querido, lástima que este momento se diera así. Edward comenzó a desvestirme lentamente al igual que yo con él, ansiaba sentir la piel de su pecho, su piel fundida con la mía. Al estar semi desnuda ante él, el pánico se apodero de mi ¿si no le gusto?, ¿si soy muy poco para él? Lleve mis manos rápidamente a mis pechos para cubrirlos pero él me detuvo antes de que lo hiciera.


- No lo hagas- me pidió- eres bellísima- me dijo pasando su dedo por los montes de mis senos, el tacto me hizo estremecer.

- Edward- solté un pequeño gemido, el me miro nuevamente y cerro sus ojos, se puso sobre mi pero ya con su torso denudo, su piel era extremadamente suave y blanquecina pero parecía quemar en este momento. El acaricio suavemente mis pechos, beso las tiernas y rosáceas puntas que lo coronaban, su lengua y dientes degustaron toda la piel que podía ofrecerles. Sin poder evitarlo arquee mi cuerpo contra él y presione su cabeza hacia mis pechos, la sensación que me daba me estaba segando, comenzaba a ser segada por el placer.


Comenzamos otra ronda de besos, las manos de Edward bajaron a mi pantalón sacando el primer botón, mis caderas se levantaron al sentir como deslizaba la tela de aquellos por mis piernas. Múltiples corrientes de electricidad se esparcían por mi piel al sentir que quedaba descubierta, en solo unos segundos mas estaba solo en ropa interior ante sus ojos y me excite con eso. Edward me siguió el paso y también se desnudo quedando solo en bóxer. La boca del bajo de mis labios a mi cuello besando todo a su paso, no hubo parte de mi piel que no fuera tocada por sus besos o sus manos, me sentía completamente amada por él, me estaba llevando a niveles que jamás habría podido soñar, él era el primero y esperaba que aunque estuviéramos lejos siempre lo fuera.


- Edward- gemí cuando sus manos deslizaron mis bragas, sentía la parte baja de mi estomago palpitar, estaba ansiosa y en un estado de frenesí lo único que ansiaba era descubrir cómo es tenerlo dentro de mí, mis rezos fueron escuchados, Edward se monto arriba de mi, sus bóxers desaparecieron en dos segundos y pude ver lo que quería, el cuerpo de mi novio era completamente perfecto.

- Bella- gimió contra la piel de mis pechos, su lengua recorrió mi piel haciéndome arquearme nuevamente.

- Edward te amo- susurre y me abrace a su cuerpo previendo lo que estaba por pasar

- Y yo a ti- su erección se posiciono en mi entrada y con un suave empuje comenzó a entrar.


El dolor que sentí fue agobiante, Edward presiono hasta que pude sentirlo completamente dentro, ardía, sentía dolor, un pequeño quejido salió de mis labios el de inmediato me miro asustado.


- Espera- le pedí y el asintió, su boca deposito besos en mi cara y cuello, sus manos me acariciaban dulcemente. El dolor en solo unos segundos desapareció pero creció con fuerza el sentimiento se ir mas allá, sin que él lo imaginara comencé a mover mis caderas sobre él, Edward gimió alto y levanto su cabeza disfrutando del momento.

- Bella ¡ah!- salía de su boca, ambos nos movimos al mismo compas, las embestidas de Edward se incrementaron al igual que el placer y frenesí que sentía en este momento. Me apreté a su cuerpo para sentir todo lo que más pudiera y por un momento me olvide de los problemas que teníamos y solo me dispuse a disfrutar.

El ritmo se hizo constante, mis manos se fundían en su espalda y las de él en mi torso, se levanto un poco y con una de sus manos sujeto mi pierna en el aire, con ese movimiento sentí que todo el mundo se me daba vueltas, la penetración parecía ahora más profunda que antes, ambos gemíamos muy fuerte y el ritmo se hacía casi insostenible, cuando pensé que ya no podía sentirme mejor, Edward me beso y ahí el punto máximo de nuestro encuentro se disparo. Una burbuja de placer exploto dentro de mí al igual que dentro de mi novio, su cara contraída por el placer era lo que más me impulsaba a seguir adelante. El orgasmo fue maravilloso, ambos caímos abrazados hacia el sofá en donde estábamos, su hermoso piano había sido nuestro único testigo, además de la luna que se colaba por todas las ventanas.


Su enrojecida cara me miro y una explosión de mariposas se dio en mi interior, acaba de hacer el amor con mi novio al cual amaba más que a nada de este mundo.


- Te amo- me susurro mientras me besaba nuevamente

- Y yo a ti Edward, jamás lo olvides- le deje la promesa para el futuro, yo jamás me olvidaría de él y lo amaría hasta que la vida me lo permitiera.


Ambos suspiramos, nos estrechamos en nuestros brazos esperando que el incesante ritmo de nuestras respiraciones se calmara. No sé cuánto tiempo más paso pero nos quedamos dormidos. Desperté con un escalofrió de mi cuerpo, mire al rostro apacible que dormía acurrucándome en sus brazos y casi llore por la pena que sentía, no tendría otra oportunidad de verlo así, me dolió hasta el último pedazo de mi corazón pero tenía que hacerlo, tenía que ser valiente. Me pare lentamente y procurando no despertarlo, sabía que si él me descubría no me dejaría partir. Mire por última vez su rostro y su perfecto cuerpo, sabía que me arrepentiría algún día de haberlo dejado solo pero valía la pena si así podía protegerlos a todos, Te amo demasiado le susurre en su oído antes de salir. Me vestí y corrí a la habitación de Alice por mi bolso, antes de cerrar la puerta me acerque y susurre un “gracias” para ella. Escribí una nota en un cuaderno y el deje en la mesa de centro, donde todos pudieran verla sabía que estaba actuando mal pero no podía permitirme que ellos sufrieran aun más por mi causa. Esto debía parar, ahora.


Me pare en la puerta de mi casa, esa que me había dado cobijo por tanto tiempo, no podía evitar sentir un dolor enorme, tal vez estaba siendo cobarde pero tenía que hacerlo, se los debía. Di la última mirada a esa hermosa casa que sentía tan mía como cualquiera de ellos.


- Perdónenme, nunca los olvidare- susurre al viento.


Salí de esa casa esperando parar la persecución contra los Cullen, sabía que si yo salía ellos no correrían peligro, corrí por el bosque lo más rápido posible esperando no haber sido vista por nadie de mi familia, en especial por el gran amor que estaba dejando.

20 comentarios:

  1. hay dios!!! q capiii!! sisisis porfin juntitossss!! pero ahora se va a ver aruinadpoooo me encantooo sisisisis

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Por dios! que capitulo más bueno,ha quedado super... a la espera de que subas otro, lo malo que todavia queda una semana entera. Muchas felicidades por el capítulo.

    ResponderEliminar
  4. por dios fue hermosssoo, soy nueva lectora lei tu nove desde el primer cap y me enamore amo este blog por sobre todas las cosas no puedo esperar hasta que sea viernes, amo todas tus noves, TODAS espero ansiosa al prox cap sos una genia!
    segui asiiiii

    ResponderEliminar
  5. Me gusto el capi, como siempre pero creo que ya me estoy cansando que siempre uno de los dos sea un cobarde que huye en las historias, se que no siempre puede ser todo felicidad pero sinceramente por que siempre tiene que huir uno?, eres genial Tiwii y esa escena de ellos dos haciendo el amor fue fabulosa, de verdad que me encanto...

    ResponderEliminar
  6. creo... que quiero llorar tiwii!!!
    fue lo más hermoso de la vida, realmente increíble, me pareció muy bien lo que hiso bella en el sentido de lo valiente que es, ahora no se... en una de esas trae más problema, pero es ideal, te digo que fue lo único malo del capi?...
    que lo cortaste!!!! se me hiso cortisimo T.T jajaja... ya muero por el que sigue, asique el viernes estaré aqui y más te vale que esté publicado porque o si no voy a viña a regañarte jajaja... fantástico simplemente, asique eso, besotes y nos leemos pronto =)

    ResponderEliminar
  7. Ahhhh!!!!!!!!!!!! que emocioon ... aaaaah!!! Bella es una loca .. pero bueno estare pendiente de todoooooooo lo que sucedad a esta histoiriaaaaaa!!!
    OH Dioooos mio se va acabaar¿????u.u

    ResponderEliminar
  8. plop k feo pero me iamgine k bella se iba a ir no iba aponer en peligro a su fam
    buenoa ver k pasa a ver cuanto sufrire

    ResponderEliminar
  9. Hola acabo de empezar esta historia y me encanto esta genial de verdad no se como le hare para aguantar hasta el viernes es demasiado tiempo pero supongo que esta gran historia lo vale

    ResponderEliminar
  10. A y se me olvido decirte que seria genial ver un capitulo POV de edward
    jeje

    ResponderEliminar
  11. Pero que genial ha sido este capitulo. El proximo seria genial que fuera un vpo Edward. me estoy comiendo las unñas por la angustia para saber que pasa. Sigue asi.

    ResponderEliminar
  12. Que lindo capitulo te quedo!!
    Me ha gustado mucho y la primera vez ha sido muy especial. Me ha gustado que fuese así, sin previo aviso, aunque para Bella haya sido condicionada por su inminete partida. Eso de hacerlo en un sofa, sin velas ni una preparación lo hace único. Solo ellos y llevados por la necesidad de sentirse amados.
    De verdad, ha sido novedoso.
    Y aunque me da pena que Bella huya, estoy de acuerdo con ella, aunque sea una irresponsabilidad por su parte, yo actuaria igual que ella. No querría que por mi culpa sufrieran los que amo y si creo que así los protejo, así haría.
    Ya estoy ansiosa por leer el siguiente. Me muero por ver como reaccionan los Cullen, como reacciona él.
    Un beso Tiwii hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. QUE LINDO MOMENTO QUE PASARON!!!!! ESPERABA TANTO QUE SUCEDIERA Y AL FIN PASÓ! Y QUE PENA QUE ELLA SE HAYA MARCHADO(QUE TONTA) ESPERO QUE NO LE PASE NADA MALO!POBRE EDWARD CUANDO SE DECUENTA QUE ELLA YA NO ESTÁ VA ENLOQUECER!!!!!! BESOS Y HASTA EL PRÓXIMO

    ResponderEliminar
  14. Hemos cambiado los papeles?Ahora es ella la que se va? Que obsesión en pensar por los demás, de verdad. Ahora nos creemos todos adivinos y sabemos lo que piensan y necesitan el resto de la gente. Desde luego, lo que no necesitan los Cullen es sufrir más. Y Edward? No se da cuenta del dolor que le ocasionará? Espero que la encuentre rápido o se solucionen las cosas rápido, pero no lo veo muy claro eso.
    Menos mal que, al menos, se entregaron el uno al otro: algo en que pensar (y ya veremos si con consecuencias)
    Besazos y a esperar se ha dicho

    ResponderEliminar
  15. Holaa!
    Bueno me lei tooooda la historia de corrido hasta aqui!
    Y la verdad es que me fascina! Me encantan las novelas policiacas!
    La verdad es que yo hubiera hecho lo mismo lo habria dejado para salvar su vida pero no lo haria si supiera que le causaria un dolor que seria peor que morir... Muerto en vida...
    Espero que actualices prontooo!

    Kisses

    Maru

    ResponderEliminar
  16. wow hayy tiwii ahora si me mataste wow no lo puedo creer mmmmmmmmmm a dios me quede sin habla me gusto muscho el capitulo pero lo alo bella es una tonta ni modo q hacer espero el proximo capitulo con ancias mmmmmmamo a Edward
    tkm tiwii ahora ya van 4 historias q leo tuyas y dejame desierte q todas me han gustado en exeso me vas a dejar muerta por tanta intencidad jaja
    atte viviana bv de mexico
    jeje

    ResponderEliminar
  17. oye twii tengo una pregunta ya subiste el capitulo no 19 de la testigo?

    ResponderEliminar
  18. que lindo el capitulo pero pobre de bella que se tiene que ir

    ResponderEliminar
  19. dioss santoo amee este ca´pituloo
    tantos sentimientos
    amor,palacer,miedo,deseperacion si duidaa me fasinooo
    sorry por no pasarmee mui seguido epro la uni y la family okupan parte de mi tiempo :/
    aki para todooo linda teii :D

    ResponderEliminar