“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 14 de junio de 2010

Cayendo en Tentacion, Capitulo 17: Fantasma




Cayendo en Tentacion


Capitulo 17:


Fantasma



Hola a todas, espeor que tengan una buena semana, la mia ha estado apretada y llena d pequeños incidentes entre ellos casi no termino este capitulo, jajaja me queme la mano con una de msi adicciones el cafe, pero en fin, aqui esta llegare gorgui ami parcial pero no importa les cumpli a uds mis lectoras, (PERDON EL CAPI ESTA LARGO).Han oído del derecho a la defensa, pues bien este capítulo trae algo de eso. Además que está un poco largo faltan cosas pero ese será después para que entendamos que sucede… ¿Qué sucede?


RAITING M





Hay cosas que no se pueden evitar, acciones que realizamos sin pensarlo y al final no sabemos cómo saldrán, ya saben a veces uno no conoce su destino y las cosas varían inesperadamente.

Por más que queremos correr del pasado no podemos y más si algunas de las acciones realizadas traen consecuencias inesperadas.




La vida ahora estaba segura era totalmente rosa, demasiado rosa para mi gusto, sentirme realmente querida me traía desjuiciadamente feliz, mi cara siempre iluminada más cuando mi hombre me acompañaba, todos en el campus quedaron asombrados de ver que por fin alguien atrapaba a la maestra de la evasión, algunos de mis antiguos amores comenzaban a asediarme pidiendo un nuevo encuentro o algo más serio, pero la respuesta era la misma un gran “NO”, tal vez en otro tiempo hubiese aceptado encantada, pero ahora todo era totalmente diferente Jasper, mi ángel, mi chico sueños, mi hombre misterio complementaba íntegramente cada aspecto de mi vida.

Los meses ahora sí que volaban, desde el regreso de Seattle ya habían transcurrido dos meses, los meses más felices de mi vida, solo había un pequeño detalle que ensombrecía mi alegría y mas que nublarla me inquietaba de sobremanera las continuas llamadas que recibía Jasper, todas parecidas a la que recibió la primera mañana que amanecimos juntos, la rutina se estaba repitiendo con más frecuencia todas a horas en las que no se debía recibir llamadas, es decir a quien se le ocurre llamar pasadas las 10 u 11 de la noche o a muy 3 o 4 a.m ¿trabajo? no lo creo, ¿la familia? Puede ser pero entonces ¿por qué se marcha a un lugar al que no esté? ¿Porque regresa totalmente desconcentrado, malhumorado y distante? una cosas es ser reservado y otra es ocultar.

Como que me llamo Mary Alice Brandon Cullen que Jasper oculta algo y ese algo era bien grande, temo muchas cosas, no me gustaría despertar de este bello sueño y ver que estoy en una pesadilla mi corazón no lo resistiría.





Muchas veces me han lastimado y me he levantado, muchas veces han salido algunas lagrimas de dolor, pero esta vez es totalmente diferente mi amor por él es demasiado no lo reconozco en voz alta, pero le necesito.

Necesito del contacto de su cuerpo, del roce de sus delicados labios en los míos que gustosos le esperan y le acunan, necesito de un simple abrazo que me reconforta y me calma, necesito del calor de su cuerpo en las noches frías, necesito de su sonrisa que hace que todo a mi alrededor se desvanezca, del dulce roce de su tacto en mi mejilla que instantemente se tornan rojas y mi temperatura aumenta deliberadamente, necesito de su voz como del aire, necesito desesperadamente de él ¿me enamore? Ya lo creo, total y perdidamente enamorada de un perfecto caballero.

Hace una semana su humor cambio totalmente, no entiendo que sucede se supone que todo marcha bien en su trabajo, en su hogar, conmigo, con su amigos, sin embargo esta frio, en muchas ocasiones suele perderse en la infinidad de sus pensamientos y cuando regresa sencillamente aduce estar cansado y se marcha, dejándome llena de dudas e inquietudes. Mi corazón se resiente ¡No te hagas películas que no son!¡Eres una videosa y peliculera Alice! Me repito constantemente.



Y solo basta que llegue con una de sus sonrisas para que me olvide de todo, para que caiga rendida ante sus encantos, anhelando que mi corazón y mis pensamientos olviden y dejen pasar esos detalles … cada día es una tortura solo desearía que pudiera confiar en mí y decirme que sucede, pero no es así, ese día no llegara.


POV JASPER

Desde que la conocí mi vida dio un giro de 360º. venia de una relación larga, dolorosa y tormentosa, pero aun no lo había superado, luego de romper seguimos viéndonos y como me arrepiento ahora de eso, no porqué no lo disfrutara o no me gustará, solo que no esperaba encontrar a alguien que robara mi corazón y me demostrara que no había amado a mi ex que todo era una mera y vana ilusión .


Recuerdo muy bien mis primeros meses con Heidi, no puedo decir que desde un comienzo fue la relación perfecta, en nada se compara con lo que ahora tengo con Alice; ni la familia, ni los amigos de Heidi me aceptaban, todos los días eran un completo infierno, siempre entrometiéndose en nuestra relación, buscando de una u otra forma la manera de alejarnos, las peleas eran pan de cada día, sus gritos, sus celos, todo, ahora analizo esos días puedo decir que estaba totalmente cegado por un amor no correspondido, por un amor que no era amor, por una ilusión vana y efímera, por una relación basada solo en sexo y algo de compañía.



Mucho enemigos me gane por Heidi, muchas oportunidades desperdiciadas, muchos sueños frustrados por algo que nunca existió o si pero solo en mi mente, recuerdo las muchas veces que sus admiradores me golpearon, que sus amigos me emboscaron y que su madre me desprecio y ¿Por qué seguía con ella? Sinceramente no lo sé, habían días buenos y días malos, pero más fueron los malos, al final todo termino, así debía ser me repetía cada mañana al levantarme.

-Ya madura Jasper, la vida continua- gritaba Peter mi compañero de apartamento- ¿cuánto tiempo viviste sin ella? ¿Qué te impide que sigas viendo ah?

¿Cómo llegue a hacerla mi novia?, es algo que aun no sé, la conocí cuando ingrese a estudiar Ingeniería, desde el primer día compaginamos y los mese fueron llevándonos a una relación enfermiza y posesiva yo no daba un paso sin que ella lo supiera, estaba a sus pies si lo pedía o si lo insinuaba que estúpido fui.



Si algo aprendí de esa relación es que nunca debes de convertir a tu mejor amiga en tu novia y mucho menos si es “mejor amiga” es la de la universidad, alguien quien poco conoces, todo lo que le hayas contado inevitablemente va a ser usado en tu contra, todo lo que hagas para enmendarlo va ser usado como prueba de que escondes cosas y todo lo que procures por conquistarla solo será una vil ofensa y comparación con otras personas de tu pasado, inevitablemente tu pasado te correteara mientras ella sepa hasta el último detalle de tus antiguas relaciones.



Los días posteriores a la ruptura fueron excesivamente malos, tener que verla de la mano de Félix su maestro y director de la escuela de ingenierías era doloroso, pero no podía dejar mis estudios no cuando solo me faltaba un semestre para terminar, fue un imbécil al no darme cuenta que ella tenía un amorío con él, fue un cretino , pero sin embargo acepte que nos viéramos cuando a ella le pareciera, así duramos dos años , hasta que conocí a mi duendecillo.

No planeaba tener nada con nadie, necesitaba un tiempo solo mi corazón estaba completamente herido, peor el destino es variante y allí la puso frente a mi cuando decidí visitar a mi mejor amiga, a mi amiga de infancia, llevábamos tiempo distanciados y más cuando conoció a Heidi.

Volviendo a Alice, la primera noche que la vi, simplemente morí su espontaneidad, su risa, su loco temperamento, cuando nuestras manos se contactaron sentí que mi mundo se perdía miles de espasmos se acumularon en mi estomago y el calor comenzó a hacer efectos en mi, “tal vez necesitas un desahogo” pensé; también pude constatar que es una chica de armas tomar, no necesita de un hombre para defenderse y eso si que lo vi cuando gritaba y golpea furiosa al pequeñuelo que choco a su negrito, de llanto y quejas paso a la alegría, aun recuerdo cuando me despedí aquella noche, me acerque a las escaleras donde estaba sentada haciendo pucheros, su tristeza era evidente, para consolarla deposite un beso en su mejilla y nuevamente una ola de calor recorrió mi cuerpo, mientras sus mejillas se ponían coloradas, me aleje lentamente y sin pensarlo le dije

-Espero verte pronto y deja de ser tan melodramática, un coche no vale mucho y para ti es como comprar una camisa- mis palabras la ofendieron así que trate de corregirme -Ya no te enojes, deja que la luna se quede en una sola fase

Su respuesta me causo gracia, solo ella podría contestar algo como

-No estoy loca, Bueno si un poco pero a ti que te importa

Sonreí tontamente

-No pelees, solo sonríe, Y enserio encantado de conocer a la verdadera Alice, Adiós- y nuevamente la bese, pareció consternada inmóvil, ante esa actitud no pude evitar sonreír ampliamente.

Los días pasaron, poco a poco mi mente comenzó a jugarme pasadas, la veía en todo lados, me estaba obsesionado con ella, deseaba poder acercarme a ella, peor con que pretexto no concia nada de su vida, no sabía si tenía novio, si era feliz, no sabía absolutamente nada de Alice Cullen,
“Alice Cullen” repetía locamente un día mientras que llamaba a mi amiga para “visitarla”, esa era mi mejor excusa, pero simplemente no fue las cosas no se dieron como pretendía, llevaba días visitando a Bella, conoci a su otra compañera de casa e incluso a sus novios, pero no había vuelto a ver a Alice, tras cada visita y tras no verla no podía evitar sentirme frustrado.

-Desde que anda con ese Alec Vulturi, la perdimos- dijo agriamente Rosalie, todos asintieron

-totalmente de acuerdo, que le vio a ese- respondía Edward, por lo menos sabia que ese tal Alec no era del agrado de su familia

-¿Quién es?- inquirí haciendome el tonto y desentendido

- El disque novio- gritaron todos al unisonó haciendo mala cara, solo eso basto, me sentí perdido, si quería conquistar a esa pequeña, su carácter, su personalidad, todo en ella era un imán y cada día sin verla era como seguir cayendo en un abismo

Un mes paso, dos meses y los días seguían corriendo y era imposible que nunca más la pudiera ver, parecía que me evitaba

-No hace mucho salió- decía Bella- por poco se cruzan en la puerta

No iba a desistir, tarde o temprano la tendría que ver; mis planes no parecían mejorar mi relación con los Cullen, con Rose y Bella estaba mejor que nunca, salíamos seguido, cenábamos juntos, al comienzo todo era pretextos para verla, pero estábamos jugando al gato y al ratón sin que lo supiéramos.



En todo esto reapareció mi “amor” una llamada de Heidi me pareció la salida a toda la frustración que cargaba, ansiaba poder verla, interactuar con ella pero no simplemente el destino no lo quería.

-¿Nos podemos ver? - dijo con voz totalmente parcial-Me tienes abandona Jaspercito

No pensé con cabeza fría, si he de admitir que acepte, la carne es débil, soy hombre y caí redondo nuevamente en sus jueguitos, y ahí estaba jugando a amarla, tomando las sobras de su amor, usándola para sacarme de mi mente a Alice, mientras que ella se desahogaba de lo que con su novio no le daba, haciéndola mía, poseyendo su cuerpo, tomando y saciándome, perdiendo mi cabeza en el sexo, solo sexo.

Rozando nuestros cuerpos, acariciándonos salvajemente, besándonos cada vez que lo quisiéramos, olvidando las precauciones, sumergiéndome en un despecho sin ser despecho, deseando que ese cuerpo fuera el de ella, que esos besos fueran de sus labios, que aquellos jadeos y gritos surgieran de su garganta.



Cada vez que cruzaba la habitación de ese hotel decía firmemente que no regresaría, pero no era así retornaba, en ese juego ya había pasado un mes, mis días se alternaban entre mis amigos y mis encuentros con Heidi.

Una noche cuando menos lo esperaba y cuando decidí que la sacaría de mi mente, estaba distraído mirando por la ventana cuando los gritos de todos me hicieron dirigir mis ojos a su escultural cuerpo, si ella apareció traía consigo dos bolsos, se notaba cansada y decepcionaba, trato de sonreír y ser la misma de la primera vez pero algo no estaba bien, no noto que yo estaba ahí hasta que hable, su cuerpo se tenso, le rogué y la seduje para que me acompañara, el ambiente estaba totalmente meloso y me sentía como mosca en leche, acepto tras tomarse unos minutos que a mi parecer fueron siglo regreso a la sala.



La noche mejoro cuando supe que no quería su novio, me sentí enfadado y quería romperle lo que llaman cara por tratarla tan mal, La pequeña Cullen decía que no tenia admiradores y temía quedarse sola, le recordé que era una mujer hermosa, aunque eso fuese poco es una deidad, le dije que podría desear al que ella quisiera, pareció perderse en la sala, después de un pequeño Ey en su odio dijo lo que me dio ánimos para seguir al pie del cañón

-A ti- musito tenuemente, a pesar del ruido puede ori claramente, mi piel se erizo, mi corazón palpito rápidamente, “lo dijo” pensé “no estoy alucinado”

- A mí que- conteste saber que la oí la puso nerviosa, sus ojos recorrieron la estancia dándose cuenta que nos hallábamos solos, tras mi reiteradas insistencia para corroborar lo que oí solo alego “haber pensado e voz alta”.



Volvimos a nuestra conversación e inevitablemente surgió el tema de mi novia, trate de ser sincero con ella, contarle que mi relación fue de seis años, que hace dos años se rompió, que fue una relación complicada, que aun dolía un poco, pero no que aun la veía, que pensaría de mi, con el paso de las horas las botellas de trago que estaban en la mesa se vaciaron, lo último que recuerdo fue cuando la acerque a mi anhelando su calor, después de eso despertar en su sala y con la mirada atenta de mis amigos, quienes no tardaron en hacer sus suposiciones y bromas, Rosalie nos ordeno asear la casa por haber sido los que vaciamos las botellas, me brindo ropa que negaría pensado que era de su novio, tras aclarar para quien era acepté, después que se hubo arreglado, me permitió ingresar a sus aposentos detalle cada espacio, memorice cada cosa que me implicara estar cerca de mi duende, me tome mi tiempo para asearme, y luego salir a hacer lo ordenado por la princesa, al llegar a la sala pude ver que ya había recogido todo lo que se hallaba en la mesa, bailaba sensualmente, claro cualquiera lo haría estando en su casa y olvidando que tiene visitas, inconscientemente me acerque a su cuerpo la tome de la cintura aproximándola, mi cuerpo se erizo y mi miembro sintió los estragos de los choques eléctricos que me poseían

-Bailas muy sexy- dije tratando que mi voz no sonara tan quebrada y ronca, sentí a su cuerpo estremecerse, la escoba que sostenía cayó al suelo, la pesada respiración la delato, mis labios recorriendo su cuello depositando amables besos en su delicada piel descendiendo por su espalda descubierta hasta toparme con el bode de su camisa, un nudo se adueño de mi estomago, mi vista se nublaba su aroma, su calor dominaban mis sentidos, mis manos la giraron quedamos frente a frente, uniéndonos todo lo que podía, mi respiración estaba totalmente erratica, nuestros pechos subían y bajaban rápidamente, mis manos se enganchaban aun mas a sus caderas, mis labios iniciaron a acercarse poco a poco, su aliento me envolvía fundiéndose en el poco espacio que nos separaba, me relamí ante la idea de hacer míos esos hermosos labios, las cosquillas en mis manos y brazos se hacían mas perceptibles, mi erección se mostraba más palpable, sus ojos se cerraron cuando mis labios se fueron acercando mas a los suyo que esperaban entreabiertos, pero todo fue interrumpido por el continuo sonido de su celular, al ver que no reaccionaba

-Aaaa…licee- mi voz era una fracaso, tome aire para poder continuar-Esta es la cuarta o quinta vez que suena

- Déjalo que suene.- contesto ignorando el sonido y tratando de acercarse

- Contesta debe ser urgente- le urgí, solo oír su primera palabra me indico quien era, así que tome la escoba y me dedique a terminar lo ordenado por mi amiga, intente asegurarme de quien la llamo, pero su evasiva fue la respuesta, cuando terminamos nos dedicamos a ver televisión, sin quererlo y sin pensarlo volvía a tenerla en mis brazos perdiéndome de todo lo que a mi alrededor ocurriera, el tiempo a su lado parecía eterno y lo hubiese sido de no ser por mis amigos, después que desperté de mis ensoñaciones vi como sugerían que entre nosotros pasaba algo, Alice arguyo que solo éramos amigos y echa una furia salió de la casa, espere toda la tarde su regreso, pero no lo hizo

-Es un caso perdido- indico Emmett- han notado como se pone

-Ya Emmett, que por tus bromitas se enojo

-le ha afectado esa relación con el tipejo ese, desde cuando se enoja por las pequeñas bromas, ni porqué fuera cierto- indico Edward

Deje su hogar, pensado en lo maravilloso que había sido sentirla mía, protegiéndola aunque solo seriamos amigos; me dirigía directo a mi casa cuando el diablo llamo y yo caí en sus redes, un nuevo encuentro, solo que esta vez salimos de la cuidad por dos semanas alejados de todo y todos, desesperado por no saber lo que cruzaba en la mente de mi “amiga” trate nuevamente de distraerme, pero nada funcionaba, y a pesar que cada noche traía algún encuentro, no era lo mismo, era solo sexo algo mecánico, algo que necesitaba, no había ningún tipo de sentimientos.

Heidi noto que cada día era más distante, mas frio

-¿Con que zorra andas?- inquiría presurosa

- A ti, no te incumbe si salgo con alguien, tu y yo no somos nada- alegue-Ademas no permito que hables asi de otra mujer

- No, no somos nada, pero mientras que estés conmigo me respetas, deja de pensar en esa ramera, ya imagino cómo ha de ser tú y tus gustitos ordinarios.

-Tu y yo hasta aqui llegamos- grite, dejandola sola

Cada vez que escupía esas palabras deseaba poder arrancarle la lengua, ella no conocía a Alice, ella, de solo pensar en ella sentía que le fallaba.

Regresamos a la cuidad el jueves, así que el viernes quede de encontrarme con mis amigos, me dirigía a la discoteca donde nos reuníamos cuando me encontré con Alice, totalmente acongojada, dolida, herida , después de un abrazo, y algunas caricias inocentes supe lo que sucedía el cretino había estado jugando con ella inevitablemente sentí que yo también jugaba con ella, me sentí una completa escoria.

Las siguientes dos semanas fueron decisivas primero Heidi me acosaba de todas las formas habidas y por haber, llamaba día y noche, de todas las formas le indique que me dejara en paz pero simplemente lo ignoraba.

Regrese a visitar a mis amigas, encentrándome con una Alice enferma, pero aun enferma lucia tentadora, atractiva, bella, única, además que su humor no cambiaba mucho, siempre siendo tan mordaz, tan irónica y tan desconcertante, no sé si lo hace con intención peor a veces sus palabras traen una dosis extra de doble sentido, y así soy seducido en su juego.

Tratamos de ver masacre en Texas creo, porque para que ver la pantalla cuando podía verla y sentirla a mi lado, quería saltarle encima, besar su cuerpo, poseer hasta el último rincón, hacerla gritar e incluso maldecir, que gimiera; siempre observe cada gesto, cada facción, todo en ella era completamente perfecto.

Me reí cuando terminó la película y vi como mis amigas dormían muy juntitas

-Siempre hacen lo mismo- aseguro Alice rodando los ojos-¿quieres ver otra peli o tele?

- como quieras lo que importa es la compañía- asegure regalándole mi mejor sonrisa

tomo el control y comenzó a pasar los canales, hasta hallar con un partido de Baloncesto, otra de las cosa que me encanta de ella, ama los deportes, su cuerpo re relajo totalmente olvidando que la acompañaba, deje que lo viera atenta, tratando de concentrarme cosa imposible al final me acerque a su cuerpo mis manos acariciaron su cintura por encima del suéter negro que traía, luego se metieron este mi piel sentía el calor de la suya, solo hacía que mi cuerpo se acercara mas, que importaba si un rayo caía, solo deseaba sentir sus labios, mis movimientos fueron delicados, recorriendo su cintura y estomago, las sensaciones que recorrían mi cuerpo solo produjeron que mi mano libre tomara su cuello acercándola su rostro al mío, la urgencia del roce se demostró cuando mis labios se abalanzaron por los suyos, apoderarandose de ellos, un beso furtivo, emocionante y con pasión, sus labios se movieron con confianza, apretó mi labio inferior, nuestras lenguas danzando desplazándose entre su boca y la mía, nos separamos cuando el aire falto. Su mirada viajo por la habitación para luego huyo de la habitación que le sucedía porque siempre huía ¿acaso no le gustaba?, no tuve que pensarlo esta vez la seguí, se detuvo en el pasillo a tomar un respiro llegue al pasillo, antes de que reaccionara mis labios la besaban, mis manos tratando de acercarla, mi respiración se acelero, la piel erizada, mientras un súbito escalofrió recorría mi medula, correspondió el beso sus manos tomaron mi rostro, tomando el control del beso apoderándose de mis labios, acariciándome con su lengua, mordiendo tenuemente mis labios y la lengua, tomando todo de mi y gustoso se lo daría

-Eres una diablita- dije en sus labios robándolos, uniéndola a tras un tenue beso, nos separamos, su cara estaba completamente roja, cuando comenzó a defenderse volví a atraparla en mis brazos, un pequeño jadeo se le escapo, le confesé lo mucho que me había aguantado y lo que me encantaba desde el primer día, sus labios fueron tras los míos , nos perdimos en un nuevo mundo hasta que Edward llego, maldije en mis adentros después de una serie de preguntas, alego que debía tomar agua, se demoraba demasiado así que decidí obviar a su hermano e ir en su busca, los nervios la carcomían en el aire los podía oler, para tratar de calmarla volví a besar su cuello, su oído, su mejillas, todo en ella me inspiraban delicadeza, pasión, ternura, el mejor trato debía dársele, debía tratarla como la princesa que es y será para mí.

Durante ese fin de semana le sonsaque a Emmett el número de su prima aduciendo que debía entregarle algo que me había prestado, comencé a llamarla a invitarla a salir, a conquistarla, deseando que mis sentimientos fueran correspondidos no interesaba a qué ritmo tuviese que ir la enamoraría, durante esos días salimos a cenar, al cine , cualquier plan sería perfecto para llegar a su corazón, el jueves nos reunimos en Mystic Zone’s tomamos algunos tragos, volví a indagar sobre su vida, quería saberlo todo desde que le gustaba , hasta que repudiaba, sus aventuras, sus decepciones todo, que importa si ando rosa, solo quería saberlo para no cometer los mismo errores, las horas pasaron y cuando salimos llovía, ella quería mojarse y yo cuidando para que no se enfermara, al final no pude negarle que lo hiciera, parecía una niña de menos de 5 años jugando, saltando, riendo a carcajadas bajo la lluvia, cele las gotas que recorrían su cuerpo, cele la tenue brisa que la besa, quería ser yo quien lo hiciera.

Caminamos hasta donde había dejado mi motocicleta, notando que su cuerpo tiritaba y sus dientes se rozaban, la abrace besándola, el calor de mi cuerpo hizo que temblara mas, no sé si lo noto, le dije que la llevaría a casa, se negaba manifestando que se iría en taxi, ni loco permitiría que una dama viajar sola a tan altas horas, y menos una con tragos y menos si es ella, propuse que la llevaría mi casa y le prestaría ropa para que así no recayera en su enfermedad, tras aceptar conduje a mi casa, al bajar de la moto tropezó, mis manos tomaron su cintura manteniendo el equilibrio, reí cuando grito en el ascensor descubrí que le tiene fobia y se molesto cuando reí, al ingresar al apartamento observaba detenidamente todo, cada detalle era analizado.
Creo que lo que más le gusto fue mi habitación, lo supongo por su expresión y sus palabras, al decirle que era la mía se puso totalmente roja, busque la ropa y una toalla para que se cambiara y prometí llevarla a su casa cuando la tormenta pasara, mientras ella se perdía en el baño, tome otra toalla y un pantalón de pijama, me arreglé, los minutos pasaban y ella no salía así que para calmar la espera y sabiendo que tenia frio, fui a calentarle lechita, regrese al cuarto con un vaso en mis mano, salió cuando estaba entrando a la habitación, le ofrecí la leche que tomo sin chistar, se sentó en la cama mis ojos no evitaron verla luciendo más sexy, provocativa y Dios porqué no usaba de ahora en adelante mi ropa, yo la donaría para podrecerla quitar luego, encendí el televisor tratando de sacar esos pensamientos de mi mente, reflejaba dulzura mientras tomaba su leche, cuando termino me puse enfrente de ella quitándole el vaso y ubicándolo en el suelo.

Mis manos abordaron su cuello desplazándose ascendentemente, lentamente bese su cuello hasta chocar con su lóbulo, mi lengua le acaricio, le unos mordió suavemente, luego lengua recorrí el cuello encontrando la línea su mandíbula succione tenuemente, mi virilidad sintió todo porque se puso erecta, el holgado pantalón fastidiaba para evitar abalanzarme a ella mis labios se posaron los suyos los movimientos se traducían en necesidad, en deseo, mis inquietas manos se metieron bajo el poleron, el frio de su piel solo provoco que mi erección se pusiera más dura, mis dedos jugaban en su piel, uno de ellos se enfoco en su ombligo, con mi mano libre ascendía a sus senos, nuestras labios aun unidos con movimientos frenético, sus manos se aferraban fuertemente a mi cabello, de la misma manera en que mis manos se metieron bajo el poleron las saque para tomarla de la cintura y levantarla, sentía como una bola de fuego quema mi pecho y mi garganta.

Su voz no ayudaba, su respiración acelerada solo me provocaba mas, mi voz totalmente quebrada y ronca le suplico no decir nada, le rogo que se dejara llevar, tal vez no era el momento pero ya no podía evitarlo necesitaba tenerla, poseerla, sentirme dentro de ella, marcar cada parte de su cuerpo.

Mis labios buscaron su cuello mi lengua le recorrió en toda su extensión llegando al oído volviendo a morder gradualmente, tratando de controlar mi respiración, descendí por su cuello dejando a mi paso más mordiscos algunos con más presión que otros, sus ojos se cerraban inconscientemente y su respiración al igual que la mía aumentaba deliberadamente, de manera brusca atrape el cierre del poleron dejando al descubierto su pecho, me ayudo terminando de sacarlo para mi, mis ojos se centraron e la rigidez de sus senos, sin aviso comencé a estimularlos, sus gemidos no se hicieron esperar, sus manos se aferraron a mi cuello y a mi cabello apretándoles fuertemente, mis dientes mordieron uno de sus pezones, mientras mi mano masajeaba y pellizcaba el otro, alterne el juguito haciendo que su espalda se curvara, retire mi boca de esa zona, sin dejar de jugar con mis manos, me adueñe de sus hombros dejando besos en esta olvidad , su boca se entreabría dejando salir unos tenues gemidos que incitaban a seguir, mi erección pedía a gritos salir y tomarla , sus manos acariciaban mi espalda y sus uñas se clavaban con fuerza o arañaban alternamente , una de mis manos de de poso en su vientre moviéndose lentamente, mi boca volvía a la suya con movimientos más frenéticos mi respiración estaba completamente queda , mis uñas rozaron enérgicamente la su abdomen, bajando lentamente para deshacerse del muy holgado pantalón .

De mi boca se escapo un gran “OOOH!”, mi ojos se concentraron en sus piernas, baje hasta quedar a sus pies y comenzar a besar sus piernas desde la punta de los dedos hasta la cintura, rudamente la gire y empuje tendiéndola contra el colchón deposite, besos tiernos, lentos, delicados por toda su espalda, alternamente mis dedos la rozaban, su cuerpo se sacudía ante los movimientos y sus manos se aferraban al tendido negro de mi cama, su voz completamente y sus palabras solo hacían que mi cuerpo se encendiera mas.

Me acerque a su oído y le susurre- a… mi me en…can...ta… maaas… pre..ci..oo..sa, no sa…bes… cu…an…to…- no cabía duda que estaba completamente perdido en su blanco y esbelto cuerpo. Mi lengua se apodero del lóbulo y el centro de su oído, mis manos se movieron por la espalda hasta su muslo apretándolo fuertemente, sus gritos cegaban mi visión.

La gire para que quedáramos frente a frente, volviendo a besarnos, sus manos recorrieron arduamente mi pecho, despegue mis labios y bajo por su vientre vientre mi lengua jugaba en su ombligo, mientras mis manos se deshacían de la diminuta bragas de encaje.

-¿Es..tas mo..ja…da Ali…ce?... di…me…lo- susurre mientas descendia a la parte baja de su vientre, su cuerpo se arqueba, y mis manos quería tenerla con fuerza para torturarla un poco -Di…me Al… ¿es..Tas mo…ja…da? –

-Si.. con.. un de…mo…niooo siii!!- exclamo, una sonrisa se me escapo, mientras descendía hasta encontrar su templo del placer bese arduamente cada parte de su intimidad, bese con devoción cada parte de su ser.

-Diooos!!- lleno el espacio- mu..e..ro… de… ca…lor- mi lengua tomo el control, exploro todo su interior, cada pliegue, busque su ya excitado clítoris acariciándolo lentamente y luego atraparlo en un pequeño mordisco su sabor era esquisto mis uñas rozaban su entrepierna, mi barbilla jugaba en la misma zona del otro muslo, sin dejar de acariciar su botón, los movimientos, el juego, surtieron efecto cuando su fluido se hizo presente y mi boca tomo todo lo que pudo de su ser. Saciándome de su intimidad, perdiéndome en el mar de su cuerpo, trate de recobrar mi aliento para manifestarle lo excitante que me era esta.

En un habilidoso movimiento se levanto para ponerse ahorcadas sobre mí, depositaba besos por todo mi cuerpo, mordió, acaricio, araño todo el deseo mi cuerpo a su antojo, haciendo que jadeara y cerrara los ojos ante su contacto, los espasmos eléctricos no cesaban, temí quedar inconsciente si aumentaban, su lengua llego a mi virilidad, acariciándola su plenitud, jugando con sus incondicionales compañeras para luego centrarse en su cabeza, sus labios se apoderaron de ella succionándola, masajeándola, entrando y saliendo de su calidad boca, los eran movimientos eran lentos, luego más fuertes y más fuertes y después alternados, mi cabeza colgaba totalmente mientras mis ojos se cerraban y mis jadeos salian.

-Aaaal.. po…dri…aas de..jar eso… no…re…sis…ti…re ma..as- grite difícilmente, ignoro lo dicho y seguío devorando mi miembro, mi cadera comenzó a moverse rápidamente, en un impulso primario mis manos se aferraron a su corto y hermoso cabello haciendo cada succión más honda .
Cuando no pude resistir y sabiendo que si continuaba llegaría en su boca, separe salvajemente mi erección de su boca, tomándola rudamente de la cadera la contra el colchón, me disculpe por mis acciones, antes de embestirla cruelmente, un pequeño grito se escapo, la penetraba una y otra vez, cada vez más fuerte, tome una de sus piernas y la pase sobre mi hombro permitiendo que mis embestidas fueran más profundas, su calor me enloquecía, su sudor, el color de su piel me exigían cada vez que la penetraran más fuerte, deseaba poder sentirla alcanzando el clímax conmigo dentro

-Córrete Alice córrete para mí- susurre aumentando mis ataques sus músculos se ciñeron sobre mi virilidad, el calor aumento un poco mas y luego un grito con mi nombre y su espalda arqueada mostraron su liberación, mis ataques se apresuraron mas, cerré fuertemente los ojos deje que un frito se escabullera de mi liberando mi palpitante erección

Me acomode sobre el colchón, le abrace y junte más a mí, acaricie su cabello y le bese, una ola de temor recorrió mi cuerpo, no deseaba que pensara cosas que no fueran

-¿Te arrepientes?- Inquirí

-No, solo es que….- la duda llenaba su voz- no es nada

si no hubiese sido nada, no hablaría así, acaso no se daba cuenta que la queria-Alice esto sucedió porque los dos lo quisimos, me entiendes- asentó, sus ojos se ponían un tanto vidriosos- además en mi caso es lo mejor que me ha pasado en mucho, tiempo no sabes todo lo que he esperado para por lo menos besarte

-Ya somos dos- susurro- No, no me arrepiento, me ha encantado, me he sentido querida, nadie se había dedicado a consentirme gracias-

- gracias a ti por hacerme sentir vivo, Alice- mi corazón latía velozmente por ella, no quería ni deseaba perderla-¿te gustaría ser mi novia?

Pensó un poco y después grito -¡Sí! Claro que si, dejemos que las cosas marchen por si solas- concluyo luego de un largo silencio


Todo lo que ella pidiese se realizaría, así que acepte nuevamente acaricie su cabello mientras tarareaba "Nothing Els Matters pronto se quedo dormida, le observe por un buen rato, hasta que Morfeo me hallo.

Me levante muy temprano, bueno casi no dormí, sus brazos se cruzaban mi espalda, aferrándose a mí, lentamente me levante para prepararle un buen desayuno, me tome un buen tiempo para preparar algo digno de una diosa, regrese con la bandeja en mis manos, se dirigía al baño, solo tenía puesto el poleron, bueno eso supuse , le pregunte a donde se dirigía, parecía querer huir nuevamente de mi pero ahora no se le haría fácil, adujo que llevaba mucho tiempo fuera de su casa y que todos deberían de estar preocupados, le ofrecí que les llamara pero no lo hizo, le brinde los cereales con fresa picada, el jugo de naranja, las tostadas, el pan, con paciencia consumió todo, solo de obsérvala sonreía, me enamore de ella inevitablemente era mi pecado, mi perdición y mi salvación, al terminar retire la bandeja, para besarla, mis labios ansiaban sus calor su roce solo hacerlo hizo que mi miembro se pusiera duro, su manos se aferraron a mis hombros empujándome contra el colchón, nuestras lenguas luchaban agudamente, luego recorrió mi cara depositando pequeños besos, se marcho por mi barbilla y cuello, mis manos sobre el poleron adulaban sus bien formados pechos, en tanto sus labios jugaban en mi pecho pecho, las ondas eléctricas se intensificaban tras cada beso , tras cada roce, continuo descendiendo ignoró mi pantalón por encima del se dedico a besar mi erección, mordiéndolo tenuemente, haciendo que gimiera, mientas apretaba los puños sobre las sabanas , pronto sus manos apoyaron la labor de su boca, masajearon y recorrieron toda mi hombría, el roce s e su piel hacia que un escalofrió recorriera con más fuerza la medula de mi espalda y llegara a los pies, sin dejar de masajearlo y apretarlo subió en busca de mi boca que se desahogo en sus labios, mordiéndola tenuemente, mi respiración era un completo fracaso, los jadeos aumentaban con sus juego

- ¿Te gus…ta?- pregunto quedamente

lejos estaba de ser coheren y creo que conteste algo como- A…li…ce, no….

se acerco a mi oído volviendo a formular la pregunta con tono más sexy -¿No te gusta Jas?- su lengua se deslizo por mi oído, haciendo movimientos dentro del, luego jugando con el lóbulo – vamos Jas, Dime que no te gusta- volvió a preguntar

si quería matarme lo estaba consiguiendo, los continuos gemidos ante sus movimientos eran más fuertes, creo que sus manos se dirigieron al interior de mi pantalón, un jadeo se le escapo al descubrir que no tenia ropa interior, movimientos decentes y ascendentes se formaron sobre mi hombría, sus besos no cesaron se alternaban entre mi boca y mi cuello

-Jas aun no me res pon des- susurro en mi cuello, su lengua de deslizo por mi clavícula- ¿No te gusta, verdad?, creo que debo parar- retiro su cuerpo poco a poco, pero mantuvo sus mimos en mi virilidad

-¡No!- grite sintiendo el vacio y el frio que recorría nuestra distancia

-¿seguro? – pregunto relamiendo sus labios, se hinco sobre mi erección y aparto el pantalón, su boca tomo mi cabeza proporcionándole sutiles besos, su mano masajeaba mi hombría, alternado movimientos mano- besos y juegos con la lengua

-Poor Faaavoor de ten te – suplique torpemente

-¿Por qué?- contestó como si no lo supiera, su lengua seguía jugando sobre mi palpitante y casi por explotar erección, mis manos se agarraban duramente a la cabeza, trate de calmarme para poder decirle lo que sucedía, nuestros labios se encontraron en un beso, que solo me dio un corto respiro, pronto volvió sobre mi erección con movimientos más vertiginosos, su succionaba mi erección en movimientos profundos, lentas rápidas, más profundas, mi cuerpo se arqueo una de mis manos tomo de su cabello haciendo que su cabeza tragara más hondo mi erección mi cabeza, las succión se hicieron más rápida y más fuertes por un lapso considerable, solté mi agarre e inmediatamente su boca volvió a los besos sobre mi cabeza, movimientos con la lengua, mas besos, mas succiones, mas movimientos con mis manos sobre mis acompañantes, retiro su boca para darle paso a las manos las cuales se aferraron robustamente a él tras cada desplazamiento aproveché que se sumió en su diversión, agarra su cuerpo levantándonos de la cama, trate al tiempo de sacar lo que quedaba de pantalón al lograrlo me uní a llevándola hasta el escritorio, sus manos se agarraron de la mesa, masaje sus muslos, notando que estaban las estorbosas bragas, las cuales de un solo movimiento desaparecieron, con urgencia la penetre enérgicamente, mis movimientos eran salvajes, su respiración colapsaba ante mis continuas y rápidas embestidas, el calor desbordaba nuestros cuerpos, sus músculos se tensaban fuertemente, el calor y los choque eléctricos comenzaron aumentar

-Jaaaas!!!- Grito cuando su liberación llegaba, mis labios se adueñaron de su cuello besándola y succionándole, mis mientras manos se tomaron sus caderas, las embestidas se tornaron vigorosas y rápidas segundos más tarde un chille al dejar que mi liberación recorriera su interior, lentamente me separe de ella, dejando que nuestros cuerpos volvieran a recomponerse, unos segundo después se tendió en la cama, mientras una gran carcajada llenaba la habitación, pregunte el motivo, pero lo único que obtenía eran más risas, me sentí apenado que se burlara de mí, porque eso hacia

-Yo…- volvió a reír- Nada, solo puede decir sencillamente eeespeectaaaculaaaar- no dejaba de reír, giró su cuerpo para quedando de frente, sus labios tomaron los míos en un delicado beso- Gracias-musito antes de retirarse

Le dije lo sexy que se veía con mi ropa, y como lucia sin ella, mis ojos comenzaban a cercarse cuando el celular sonó, observe mal humorado quien era

-Si- conteste con voz dormida – No, No, No- que carajos hacia llamándome a esta hora, Salí de la habitación dejando que mi novia descansara, me aleje lo mas que pude no quería que ella oyera nada -¿Qué quieres?- pregunte mordazmente, según ella solo llamaba a saludar, que no le había quedado claro que ya no nos veríamos, no después de asegurar que salía con una ramera- No ya te lo dije no nos vamos a volver a ver, no mas, ya el jueguito se acabo, déjame en paz.

-Necesito verte, es urgente- dijo

-No puedo estoy muy ocupado-

-Es urgente Jasper, hay un pequeño problema- aseguro


-No me interesa, no importa y me vale huevo, ahora hazme el favor y nunca más me vuelva a llamar- colgué, tome aire mientras trataba de recobrar mi estado de ánimo, cuando regrese Alice se estaba duchado, tome mi ropa y me vestí, fui a la cocina y tome un poco de agua, llame a Peter a comentarle lo sucedido y solo se rie y decía Bien hecho, al regresar al cuarto ya estaba cambiada

-Me voy- dije firmemente, manteniendo la vista media

-¿Por qué?, creí que te quedarías un poco mas

- No, debo regresar a mi casa – su voz era fría

- te llevo- dije tratando de controlar mi genio

- no, tomo un taxi, nos vemos luego- salió rápidamente de la habitación, antes que tocara el pomo de la puerta principal, la gire para que me viera, sus ojos estaban triste y heridos


-no pregunto qué sucede, porque dirás que nada, así que déjame decirte algo esto es serio, entiende no creas que es un jueguito, quiero que entiendas que esto va enserio- dije sonando como un maldito carbón- te molesto que me haya salido a contestar- negó, desviando su mirada -Alice- le hable unas octavas mas alto

-No me hables así, vale, bájale al tonito y nos hablamos luego, estoy cansada y tengo hambre- sin más me dejo ahí saliendo rápidamente de mi apartamento, tras su partida, solo me quedo el dolor, mi propio odio, no sabia porque pero entendía que la reaparición de Heidi me traería algunos dolores de cabeza.


__________________________________________________________


A pesar de todo amo a Jasper… si lo amo… ¿Qué dicen esa Ada si es mal (jajajaja)? Esperemos a ver qué sucede, ya quedan pocos capítulos. Ya saben me gusta saber su opinión… miles de besos y abrazos
Con amor



Ada Cullen



1 comentario: